El Tribunal europeo considera que el acuerdo comercial con Marruecos no es aplicable al Sáhara

835

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea da un espaldarazo al pueblo saharaui y confirma que los acuerdos de libre comercio de productos agrícolas y pesqueros entre Europa y Marruecos no son aplicables al Sáhara Occidental. El veredicto de la Justicia europea podría obligar con efecto inmediato a casi un centenar de barcos españoles que faenan en esas aguas a abandonar sus labores en esa zona.

Los Acuerdos de Asociación y de Liberalización -dice la Corte- no pueden aplicarse a un territorio que cuenta con un estatuto “separado y distinto” a la expresión “territorio del Reino de Marruecos”, que es el que define el ámbito territorial de aplicación de estos tratados. Pero los acuerdos no señalan expresamente, como exige el derecho internacional, que tales normas son también vinculantes al Sáhara Occidental.

Esta Corte considera que el Tribunal General no tuvo en cuenta ese detalle del que goza el Sáhara Occidental y señaló que, por mucho que un territorio se encuentre bajo la jurisdicción de un Estado, todo debe dejarse por escrito. Es decir, que define ambos territorios como un conjunto, y eso no es legal.

Y no solo considera que falta esa parte, sino también la postura y opinión del pueblo saharaui en toda esta cuestión. “Los tratados no deben perjudicar ni beneficiar a terceros sin su consentimiento”, dicta la Justicia europea, y lamenta que “no parece que este pueblo haya manifestado su consentimiento” a que el acuerdo pueda seguir adelante y se aplique en su territorio.

Fue el Frente Polisario el que presentó un recurso contra una decisión del Tribunal General de la UE, que consideraba legal la liberalización Acuerdo de Liberalización. El tribunal de Justicia considera que no lo es, que no se aplica al Sáhara Occidental, pero “declara la inadmisibilidad del recurso del Frente Polisario por falta de legitimación”, porque -reitera- no se ve afectado por estas decisiones.

Con esta sentencia, los barcos españoles no podrán acceder al caladero del Sáhara, ni tampoco continuar con las relaciones de importación y exportación de productos pesqueros en ese territorio. Lo podrán seguir haciendo, eso sí, con Marruecos.

Este acuerdo, firmado en marzo de 2012, ya había provocado tensiones previas entre la UE y Marruecos, provocando la congelación de contactos entre ambos, puesto que fueron varias las voces que consideraban que incluir en sus términos al Sáhara Occidental, un territorio cuya soberanía está en disputa, no es del todo correcto. Y que esto provocaría la explotación no consentida de los recursos del pueblo saharaui.

La ONU había instado a España a descolonizar el Sáhara Occidental cuando en 1975, Marruecos ocupó el territorio, lo que provocó un conflicto armado con el Frente Polisario, adalid de la independencia. Tras el alto el fuego de 1991, tanto la ONU como las partes implicadas han sido incapaces de encontrar una solución.

Saharaui from Edgar Gonzalez on Vimeo.