Buenas noches.

Excelentísimo señor Ingo Winkelmann, Embajador de Alemania en Costa Rica y sus colegas así como miembros del honorable cuerpo diplomático y consular.

Honorables representantes de organismos internacionales acreditados en Costa Rica.

Honorable señora Rebeca Ugalde, Asesora del Ministro de Relaciones Exteriores y Culto.

Señores diputados, magistrados y ministros de Estado.
Ing. José Francisco Aguilar, Presidente de la junta Directiva del Club Unión.

Empresarios alemanes, señores y señoras.

En primera instancia quisiera agradecerle a la Junta Directiva del Club Unión, a su Presidente el Ing. José Francisco Aguilar por permitirnos grabar el Programa Horizontes en estas instalaciones durante estos 10 años.

Se ha vuelto costumbre decir que el tiempo vuela, pues pareciera que los días, las semanas, los meses y los años son más cortos que antes, pero es la agitada vida que nos apresura el paso por este mundo y poco a poco nos vamos dando cuenta que decir “10 años” pareciera poco, sobre todo para un programa de televisión, pero créanme que 10 años en televisión es demasiado tiempo pero nunca el suficiente.

Este décimo aniversario tiene características muy especiales y particulares para mí no sólo por mantenernos al aire en un canal nacional sino, y lo más importante, porque nos hemos ganado la confianza, el cariño, el respeto y el interés del cuerpo diplomático y consular acreditado en nuestro país que ven en Horizontes una ventana de oportunidades para dar a conocer el extraordinario trabajo que realizan todos los días desde sus respectivos despachos en bienestar de nuestro país. Este ha sido un año de nuevas oportunidades, conocer nuevos destinos, culturas y darnos cuenta que tan ricos somos los costarricenses al tener esta bendita tierra. En este año se fueron seres muy queridos para mí a la eternidad y gracias infinitas a Dios otros se recuperaron y siguen a mi lado. Hace 10 años, gracias al apoyo de la directiva de ese entonces del SINART Canal 13, donde nació HORIZONTES, empezamos este proyecto televisivo que tenía como objetivo estar al aire por 6 meses solamente y hoy cumplimos 10 años. Hoy hace 50 años, gracias a mi papá y a mi mamá, vi la luz por primera vez. Tengo muchas razones por sentirme inmensamente bendecido esta noche.

Si bien los noticieros y en general la programación nacional y la que nos llega por cable, salvo algunas excepciones, están plagados de malas y tristes noticias, de programas que denigran y generan el morbo y la ridiculez como si el humor se tratara de ofender, hacer burla o simplemente imitar a ciertos personajes con refritos que cansan, aún existen programas que, con mucho esfuerzo y sacrificio, se mantienen gracias al apoyo de los televidentes y de los patrocinadores que nunca sobran. Pero desafortunadamente son ese tipo de programas los que ganan rating y los que encuentran suficiente patrocinio a pesar del daño que pueden generar en la sociedad, sobre todo la más joven.

Como medio de comunicación, todas las semanas presentamos ante la opinión pública a un embajador, embajadora, cónsul o representante de organismos internacionales con quienes conversamos sobre temas de la realidad binacional, comercio, cooperación, migración, turismo, etc. Es para mí un verdadero honor tener en estas instalaciones a tan dignos representantes de la comunidad internacional que, si bien por su trabajo deben guardarse algunos conceptos y criterios en relación a nuestra realidad, llegan a querer y a sentir por esta Costa Rica un verdadero cariño. El trabajo y el esfuerzo que ustedes hacen por nuestro país nos debe alimentar ese deseo de hacer bien las cosas, de ser mejores en todo sentido y no simples espectadores del éxito que viven otras naciones a base de estudio y trabajo, pero sobre todo un ejemplo de cero tolerancia contra todo tipo de corrupción, especialmente en el sector público porque nos termina afectando a todos.

Cuando escucho hablar a un diplomático con ilusión y gran aprecio por esta Costa Rica y se les ve trabajando sin cesar con entusiasmo y generando más y mejores posibilidades para los que más necesitan y menos tienen y luego uno se entera que nuestros propios compatriotas, llenos de arrogancia y soberbia, se abusan de la bondad de este pueblo y se llenan los bolsillos de millones de dólares, rodeándose de todo tipo de lujos en detrimento de ese 20% de la población que se mantiene en estado de pobreza e intentan infectar con sus sucias manos a los poderes del Estado, es cuando uno de verdad siente pena ajena ante ustedes, señores y señoras embajadores, cónsules y miembros del cuerpo diplomático, porque ustedes, que no son ticos, hacen más bien a este país que muchos nacionales que no dejan de sentir esa avaricia por el poder y el dinero fácil. Como costarricense les ofrezco una disculpa ante semejantes actos de corrupción de los que hemos sido informados recientemente y les digo que a pesar de ello, este es un país que vale la pena, es un pueblo que se merece lo mejor porque esta es una tierra rica, próspera y bendecida permanentemente por Dios.

Alemania y Costa Rica han sido países de luchas fraternas por la defensa de los más profundos valores y principios que enaltecen a cualquier sociedad. Somos países amantes de la paz, de la libertad, la justicia social y la defensa por el medio ambiente. Nuestros países se unen cada día más en lo comercial y en lo académico. Alemania le tiende permanentemente la mano a Costa Rica para que seamos un país más desarrollado, un país con mayor justicia social.

Alemania, un país que fue destruido en las dos guerras mundiales y dividido por décadas es hoy, 60 años después de la segunda guerra mundial, una potencia económica, el país más rico, próspero y desarrollado de toda Europa y si bien nuestras historias podrán ser diferentes, si hay algo que nos une como naciones son precisamente esa fe que tenemos en las futuras generaciones. Alemania es hoy lo que es no por premiar a los corruptos sino por defender los valores de la honestidad y el trabajo tenaz. ALEMANIA se ha destacado de forma trascendental en diferentes áreas de la cooperación, asistencia para el desarrollo, generación de inversiones, divulgación de la cultura y a nivel mundial debemos reconocerle la extraordinaria labor humanitaria en beneficio y apoyo a los miles de refugiados sirios que el Gobierno de la Canciller Angela Merkel ha mostrado durante estos años y su frontal lucha contra la xenofobia, la discriminación y la permanente batalla contra los grupos de ultra derecha.

El célebre escritor Franz Kafka dijo sobre los alemanes:
“Los alemanes tenemos una capacidad enorme para hacer caso omiso de los demás y de aquello que nos dicen. Eso es lo que nos hace tan puñeteramente alemanes. Siempre ha sido así, supongo. Roma le dijo a Martín Lutero que lo dejara correr y ¿lo dejó? Y un cuerno. Beethoven se quedó sordo y, a pesar de lo que le aconsejaban sus médicos, siguió escribiendo música; después de todo, ¿A quién le hacen falta oídos para escuchar toda una sinfonía?” termina la cita.

Señor Embajador: permítame solicitarle subir al pódium para hacerle entrega de nuestro símbolo: “la ventana de Costa Rica al mundo”, que les acredita como la EMBAJADA DEL AÑO 2017 por todo lo que usted y su equipo han hecho en la construcción de una hermandad que lleva décadas y que han dado frutos de una excelente calidad y que nos unen cada día más. Muchas gracias a todos y disfruten de esa noche de décimo aniversario del Programa Horizontes y entrega del Premio Embajada del Año 2017.